jueves, 7 de enero de 2010

Resfriado Común

Resfriado común



El resfriado común, catarro o resfrío es una enfermedad infecciosa viral leve de la nariz, la garganta y el sistema respiratorio superior. Sus síntomas son estornudos, secreción nasal, dolor de cabeza, goteo/congestión nasal (a menudo ocurren simultáneamente, o uno en cada fosa nasal), ojos llorosos, picor, dolor o flema en la garganta, tos, cefalea y una sensación de malestar general; normalmente dura entre 3 y 10 días. Es una de las enfermedades más comunes.

El resfriado común pertenece a las infecciones del tracto respiratorio superior. Es distinto de la gripe, una infección viral más grave del tracto respiratorio que muestra síntomas adicionales: fiebre en aumento, temblores y dolores musculares, aun cuando muchas personas confunden ambos términos. Al ser una infección viral, no existe un tratamiento específico más allá del sintomático.

Epidemiología
 
El resfriado común es una enfermedad de origen viral y la epidemiología es, por lo tanto, la propia de ese tipo de enfermedades.


Algunos factores que influyen en la gravedad de los síntomas son: el estrés psicológico y la fase del ciclo menstrual. Además, una salud débil en general u otras condiciones preexistentes, como las alergias, pueden agravarse debido a una infección.

La mejor forma de evitar los resfriados es mantener el sistema inmunitario en condiciones óptimas: durmiendo lo suficiente para sentirse descansado, reduciendo el estrés, llevando una alimentación adecuada y evitando el exceso de consumo de alcohol.

Exposición a temperaturas frías

Un histórico mito, todavía común hoy en día, afirma que se puede contraer un resfriado por una exposición prolongada al tiempo frío, ya sea refiriéndose a la lluvia o al invierno. Aunque los resfriados comunes son estacionales, con más casos en invierno, la investigación no ha podido dar evidencias de que una exposición corta al frío incremente la susceptibilidad a la infección, lo cual implica que la variación por estaciones viene dada por un cambio en el comportamiento, como por ejemplo el hecho de pasar mayor tiempo en espacios cerrados, en contacto cercano con los demás.


Con respecto a la causa de los síntomas, las investigaciones en el Centro del Resfriado Común de la Universidad de Cardiff condujeron a un estudio para "probar las hipótesis de que un enfriamiento agudo de los pies causa el comienzo de los síntomas del resfriado común." El estudio evidenció que los sujetos se autodiagnosticaron síntomas de resfriado, y creyeron que tenían la enfermedad, pero no sufrían realmente una infección respiratoria. Se concluyó, por tanto, que la causa de los síntomas puede relacionarse con el ataque de frío, no así la auténtica infección. Para entender el desarrollo de los síntomas, se toman como explicaciones posibles: placebo o constricción de los vasos sanguíneos de los orificios nasales que pueden llevar a reducir la capacidad inmunológica. En cualquier caso, según los investigadores "se necesitarían estudios más profundos para determinar la relación entre la generación de los síntomas y la infección respiratoria".

Por otro lado, se sabe que en épocas invernales el movimiento rítmico acelerado de los cilios nasales disminuye en presencia del frío del otoño-invierno, lo que daría más tiempo para que los virus y las bacterias pasen a través del moco y logren infectar células corporales.

Se suma a que las aves migratorias, importantes vectores de los virus desde el otro hemisferio; dejan una estela de virus en el aire, favoreciendo la aparición de epidemias.[cita requerida]

Patología
 
Causado por numerosos virus (principalmente rhinovirus, coronavirus y también ciertos ecovirus y coxsackievirus) que infectan el sistema respiratorio superior. Se han descrito varios cientos de virus causantes del resfriado común. La variedad de agentes causantes hace muy ineficaz cualquier tipo de vacunación. Se transmiten de persona a persona a través de pequeñas gotas de saliva que se expelen al toser, hablar o durante los estornudos. Las gotas son inhaladas directamente o, más frecuentemente, se transmiten de mano en mano mediante apretones de mano u objetos como los pomos de las puertas, y luego se introducen en los conductos nasales cuando la mano toca la nariz, la boca o los ojos.


El virus entra en las células de las paredes de la nariz y la garganta, y se multiplica rápidamente dentro de ellas. Los síntomas comienzan 1 o 2 días después de la infección. Son el resultado de los mecanismos de defensa del cuerpo: estornudos, goteo de la nariz y tos para expeler al invasor, y la inflamación para atraer y activar a las células inmunitarias. El virus se aprovecha de los estornudos y la tos para infectar a la siguiente persona antes de ser eliminado por el sistema inmunológico del cuerpo. Un enfermo es más infeccioso dentro de los tres primeros días de la enfermedad.

Tras un resfriado común, el enfermo desarrolla inmunidad al virus particular que le ha afectado. No obstante, debido al gran número de virus del resfriado distintos que hay, esta inmunidad es limitada y una persona puede infectarse fácilmente por otro virus del resfriado y comenzar el proceso de nuevo.

Complicaciones Las bacterias que normalmente están presentes en las vías respiratorias se pueden aprovechar de la debilidad del sistema inmunitario durante un resfriado común y producir una coinfección. La infección del oído medio (en los niños) y la sinusitis bacteriana son coinfecciones comunes. Una posible explicación para estas coinfecciones es que sorberse la nariz con fuerza transporta los fluidos nasales a esas zonas.


Prevención
La mejor manera de evitar un resfriado es evitar el contacto cercano con los enfermos actuales, lavarse meticulosa y regularmente las manos y evitar tocarse la cara. Los jabones antibacterianos no tienen efecto sobre el virus del resfriado - es la propia acción mecánica de lavarse las manos la que elimina las partículas víricas. Se recomiendan gel con alcohol para manos como método efectivo para reducir la concentración de los virus infecciosos en las manos. Sin embargo, al igual que al lavarse las manos, los geles con alcohol no proporcionan ninguna protección residual contra otra infección.


En algunos países como Japón las personas resfriadas se colocan máscaras de cirujano como cortesía hacia los demás. En España, Paraguay, Argentina, Chile, Colombia y México hay personas que al toser se cubren la boca y nariz con su jersey, camiseta, bufanda o pañuelo, para captar las micropartículas emitidas [cita requerida].

Debido a la gran variedad de virus causantes del resfriado común, la vacunación es inviable.

Tratamiento
No existe cura para el resfriado común, es decir, no hay tratamiento que combata directamente al virus. Sólo el sistema inmunitario del organismo puede destruir con efectividad al invasor. Un resfriado puede estar compuesto por varios millones de partículas víricas, y normalmente en pocos días el organismo comienza a producir en masa un anticuerpo más adecuado que pueda impedir que el virus infecte más células, además de glóbulos blancos que destruyen el virus mediante la fagocitosis y a las células infectadas para impedir más replicaciones del virus.


Por tanto, los tratamientos disponibles se centran en aliviar los síntomas, y también en ayudar al cuerpo a desarrollar sus defensas.

Para algunas personas, los resfriados son inconveniencias relativamente leves, y pueden continuar con sus actividades cotidianas con una incomodidad tolerable. Se deben ponderar esta incomodidad y el precio y los posibles efectos secundarios de los remedios.

Los tratamientos comunes incluyen: analgésicos como el ácido acetilsalicílico, el acetaminofén o paracetamol, además de versiones localizadas para la garganta (recetadas a menudo en forma de pastillas), descongestionantes nasales que reducen la inflamación de las vías nasales, constriñendo los vasos sanguíneos locales, supresores de la tos (que funcionan como un narcótico, suprimiendo el reflejo cerebral de la tos o diluyendo la mucosidad de los pulmones), y antihistamínicos de primera generación, como la bromfeniramina, la clorfeniramina y la clemastina (que reducen la segregación de mucosa en la glándula correspondiente y combaten así el goteo y la congestión nasal, aunque también provocan somnolencia como efecto secundario). Los antihistamínicos de segunda generación no tienen efectos útiles sobre el resfriado.

Procurarse un ambiente cálido y seco y beber gran cantidad de fluidos, especialmente líquidos calientes, aliviará los síntomas en cierta manera.

Los antibióticos son ineficaces contra el resfriado común y también contra cualquier otra infección viral. Son útiles para tratar cualquier infección bacteriana secundaria, pero el tratamiento con antibióticos antes de que se desarrollen estas coinfecciones es contraproducente, ya que puede generar una resistencia al medicamento.

No hay que olvidar que todos los medicamentos son para el alivio sintomático y no impiden la propagación de la infección a aquellos que nos rodean y hay que pensar en la cantidad de personas que infectaremos si seguimos con nuestro ritmo diario y por lo tanto, sería recomendable que las personas resfriadas usaran máscaras quirúrgicas[cita requerida]. Sólo después de reaccionar nuestro cuerpo y generar defensas contra la infección e ilimitados los síntomas de forma natural dejamos de ser portadores de la infección[cita requerida].

Remedios caseros
Existen numerosos remedios caseros para “cortar” los resfriados, catarros y dolores de garganta. El mas común es el té de limón, infusión preparada con té negro, jugo de limón, dos aspirinas y dos cucharadas de miel de abeja o avispa. En Argentina y Uruguay existe el "mate de limón", infusión preparada con yerba mate y limón rayado o picado (con su cáscara).

Para el dolor de garganta: Zumo de naranja con miel o con limón revuelto.


Resfriado en general: Hervir agua con cebolla y añadir limón exprimido. Un buen vaso de vino antes de ir a dormir

En los primeros síntomas: Tome un vaso caliente de leche con miel o un zumo de naranja con miel (puede añadir a ambos un chorro de coñac) cada dos o tres horas hasta que desaparezcan los síntomas... Ayudarán a prevenir y detenerlos.

Respirar mejor: herbir hojas de eucaliptus en agua y después tomar esos vapores.

Mejorar congestión nasal: Hacer gárgaras y limpieza nasal con agua con sal. Ponga una cucharadita de sal en un vaso de agua caliente y haga gárgaras durante un minuto. Trate de limpiar cuidadosamente sus conductos nasales con esta agua con sal inhalándola.

Lavarse la nariz al notar los primeros síntomas: el primer estornudo sospechoso, no deje de ir al baño y lavarse bien la nariz. También es muy importante mantener nuestras manos limpias.


Algunos consejos para el resfriado:

DESCANSO: No sometas tu cuerpo a grandes esfuerzos, recupérate y evite el estres.

HIDRATACIÓN: Beber muchos líquidos, agua, zumos, infusiones, no frías.

EVITAR LUGARES CERRADOS CON MUCHA GENTE: Fiestas o lugares donde se renueva poco el aire. También evitar las corrientes.

ALIMÉNTATE BIEN: Comidas ligeras; frutas, verduras, sopa de pollo, vitamina c (alimentos frescos como cítricos, kiwi), infusiones, miel, etc...

ABRÍGATE: Evita cambios de temperatura bruscos adecuándote a la temperatura al salir a la calle o al entrar en lugar cerrado mediante las prendas de abrigo necesarias. Evitar tener los pies fríos.

EVITA A LOS CONTAGIADOS: Para no volver a recaer debemos ser cautos en nuestra higiene (lavarse las manos, no compartir toallas o pañuelos).

ACTITUD POSITIVA: Aumenta la capacidad de resistir a las enfermedades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada